sábado, 4 de diciembre de 2010

Carta del mes de diciembre del 2º Vicepresidente Ernesto Soler









Diciembre 2, 2010
Apreciados amigos.
Una vez más, agradezco a Dios la oportunidad que tengo de dirigirme a ustedes mediante este medio que me ha permitido hacer nuevos amigos y además conocer a algunos de ustedes. Durante este año que está por terminar he compartido opiniones y he expresado comentarios que han llegado al corazón de muchos y he recibido de vuelta mensajes con sus expresiones de gratitud.
Soy yo el que se siente agradecidos a ustedes por dedicar tiempo para leer estos mensajes que les he enviado cada mes. Sin oídos receptores, mis palabras caerían en el vacío, por eso cada apoyo que me han dado es una razón para seguir escribiendo no solamente estas cartas mensuales.
Compartir es mejor que dividir. Cuando compartimos damos y estamos colaborando, nos ayudamos extendiéndonos la mano y nos acompañamos, además de comunicarnos. Pero si dividimos; estamos rompiendo, o fragmentando, creándose desunión que debilitan fuerzas. Aprendamos del Gran Maestro Jesús quien con cinco panes y dos peces alimentó a una multitud, no porque los dividió, fue porque lo compartió multiplicándolos milagrosamente y ese es el asunto, tenemos que ‘multiplica’
Trataré en pocas palabras de comunicarles a ustedes, una valiosísima enseñanza que me hizo llegar nuestra delegada en México, Patty Garza Soberanis, con quien tengo el gusto de intercambiar mensajes y es la leyenda del puercoespín. ‘En la edad del hielo, muchos animales murieron por el frío, estos animalitos se dieron cuenta del asunto y se unieron en grupos. Así se abrigaban y protegían unos a otros, pero las espinas herían a los más cercanos y concluyeron que era mejor separarse, después muriendo congelados. Era necesario tomar una elección o morir de frío o aceptar las espinas de sus compañeros. La decisión sabía fue, estar juntos y vivir con las pequeñas heridas que nos pueden hacer los más cercanos a nosotros’. Moraleja de esta historia. ‘La mejor relación nos es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades’ Puesto que todos somos diferentes y tenemos formaciones diversas sea por nuestras raíces o nuestras culturas tenemos la oportunidad de expandirnos. Como artista podemos manifestar nuestro arte en distintas formas y esa habilidad o don que poseemos hace que otras personas se sientan atraídas a lo que exponemos y le da un toque de satisfacción y admiración al contemplar nuestro trabajo.
Recordemos que no somos moneditas de oro para caerles bien a todos, eso no es lo más importante. Lo principal para nosotros debe ser el dar, entregar el corazón en la música, o al escribir o haciendo un cuadro o una escultura, dando recibimos devuelta. Entonces ¿por qué alejarnos de aquellos que comparten con nosotros el amor al arte? No permita que ese hermoso sentimiento muera dentro de usted porque eso es también una razón para vivir.
El artista nunca se retira, no deja el pincel o la pluma y sabe escuchar en silencio los aplausos en un escenario vacío. Quiero que ustedes compartan conmigo su talento, que me envíen sugerencias que nos ayuden a ser mejores personas y mediante estas letras estaremos haciendo el esfuerzo por mantenernos unidos.
¿Saben cuantas personas necesitan de una palabra de aliento que les ayude a seguir adelante? ¡Muchas! Quizás usted se considere aislado de los demás, padece de apatía y es semejante a la persona que se sube a un árbol, escoge una rama fuerte y se sienta ella para luego comenzar a cortar la rama por el extremo más cerca del tronco del árbol, usted caerá por su propio peso. El aislarse o la soledad no son buenas consejeras y las heridas grandes o pequeñas sanan sabiendo olvidar.
Llenemos de un espíritu de amor altruista y compártalo. Siempre existirá una razón para vivir. En este fin de año muchos hacen resoluciones de lo que harán para el nuevo año, les sugiero una valiosa idea, ‘aprenda a vivir y a ser feliz’
Felicidades para todos y hasta la próxima si Dios quiere.
Ernesto Soler
2do Vicepresidente
The Cove/Rincon International

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada