jueves, 6 de enero de 2011

Carta del mes de enero de 2011 del 1er. Vicepresidente Ernesto Soler








1 de Enero 2011
Estimados amantes del Arte.
Gracias a Dios hemos empezado otro año mientras queda en el pasado los días festivos de la Navidad y el Fin de año, tiempo que usamos para dar muestras de afecto a otras personas; cenando con ellos, intercambiando regalos, enviando tarjetas alegóricas a la fecha y expresando repetidas veces, ¡Felicidades!
El motivo de la celebración para unos era estar envuelto en las festividades, pero a pesar del comercialismo existente que nos devora, para otras personas fue una sincera manifestación de fe. Muchos dedicamos un espacio a la reflexión recordando a los que no estuvieron presentes, los momentos gratos o difíciles que vivimos y el esfuerzo hecho para estar hoy aquí.
Ha pasado un año más en la vida de todos nosotros que ha aumentado nuestro saber dándonos nuevas experiencias. La esencia principal de las pasadas fiestas debe permanecer cada día en nosotros, porque el nacimiento de aquel niño fue algo más que nacer, había llegado la luz a un mundo en tinieblas, una luz espiritual que conduciría a todos el que quisiera seguirla. Jesús, ya en su adultez dijo de sí mismo: ‘Yo soy la luz del mundo, el que me sigue de ninguna manera andará en oscuridad sino que poseerá la luz de la vida.’ (Juan 8:12)
Si nos identificamos con el mundo cristiano demostraremos que esa luz también es posesión nuestra mediante las obras excelentes que hagamos; Amando a la gente, dándole pan al hambriento, una mano al caído, un hombro para que pueda llorar el que sufre. Ojos a quien no pueda ver, voz a los que no pueden hablar, piernas a quienes no puedan andar. Esto pudiera ser en un sentido literal o espiritual pero siempre existirá una manera en que nosotros podamos proyectar la luz que hemos recibidos. Jesús nos alentó a esto cuando dijo: ‘Así mismo resplandezca la luz de ustedes delante de los hombres, para que ellos vean sus obras excelentes y den gloria al Padre de ustedes, que está en los cielos’ (Mateo 5:16)
A pesar de tener una vida agitada, debemos ser agradecidos con todos, con aquellos que nos prestaron ayuda cuando la necesitamos y valorar las cosas buenas que tenemos en nuestra familia y en nuestros amigos porque el día que los perdamos no tendremos la oportunidad de decirles cuan agradecidos estábamos de ellos.
El orgullo puede ser una muralla que nos impida ser agradecidos, pero la luz que posemos debe ser la que elimine la barrera que nos separa de los demás. Miremos con los ojos de Dios a las otras personas y veremos que nadie es inferior a nosotros y que cada uno de nosotros no es superior a los demás, porque ante los ojos de Dios todos somos iguales aunque tengamos dones diferentes y en eso estriba la armonía de la creación divina.
El arte, es una sombrilla que cubre muchos dotados como lo es, The Cove Rincón Internacional. El compositor aporta al cantante que hace popular la canción. El poeta trasmite la sensibilidad de su corazón a un papel y el declamador le da vida a los versos en nuestros oídos. El escritor con la narrativa nos lleva a viajar dentro de su imaginación mientras leemos el libro. Un actor o una actriz se entrega con toda la pasión que tiene en una actuación para robarnos los aplausos. El pintor conoce la técnica de mezclar colores y como plasmarlo en el lienzo para dejarnos con la boca abierta ante la magia de sus pinceles.
Todos somos eslabones que forman una cadena de artistas y nuestro trabajo trae gloria a Dios quien nos regaló ese don, compartámoslo. Recuerde que a nuestro alrededor existe alguien que está en espera de nosotros para que le demostremos que el mundo en que vivimos puede ser mejor si estamos con los pies en la tierra y sabemos soñar.
Bendiciones para todos en este nuevo año.
Hasta la próxima, si Dios quiere
Ernesto Soler
1er Vicepresidente
The Cove/Rincon International

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada